JUENELE AR > Weekend Portfolio > 2011

Weekend Portfolio: Lorena Marchetti
Publicado en Noviembre 11, 2011 por Gabriela Schevach

Lorena Marchetti es diseñadora gráfica (U.B.A.)y fotógrafa. Se formó con Gabriel Valansi. Realizó taller de edición con Guillermo Ueno, además de asistir a la clínica de arte y taller de pintura de Diana Aisenberg. De 2002 a 2009 colaboró con el trabajo de la Fundación ph15 en Ciudad Oculta. Desde 2003 exhibe su trabajo en numerosas muestras individuales y grupales en galerías, ferias y centros culturales de Argentina, Londres, Brasil y Chile.

Caminar, deambular, avanzar, detenerme, contemplar, ver, reflexionar, especular, ser, estar, existir, vivir: largos recorridos urbanos me van habilitando la apropiación de espacios, aromas, ritmos, colores, objetos, calles, rincones, que se convierte en una constante en mi trabajo visual. Pienso las ciudades para hacerlas visibles y su forma de ser lugares de tránsito.

Según la curadora Elizabeth Torres, un hábito es un modo especial de conducirse que se adquiere por repetición de actos iguales o semejantes o puede originarse en tendencias instintivas. En ese sentido, el hábito tiene algo de ritual y encuentra su fundamento en lo frecuente, como si las cosas sucedieran por accidente o mera coincidencia. Allí, en ese lugar ritual de lo cotidiano, es donde se construye mi corpus de obra, con la sencillez sin estridencias que generalmente caracteriza a los actos íntimos.

Registro permanente de lo cotidiano, que es para mí un gran collage de experiencias y de información que se despliega en todo tipo de espacios comunes, domésticos y de transición y van construyendo imágenes de una identidad.

Las composiciones fotográficas son simples, sencillas, de luz natural observada en instantes de quietud, reposo y pausa, en los que me detengo después de un recorrido agotador. Se convierten en pequeños refugios donde posar la mirada: descansar, vibrar y vivir. Son también una denuncia a nuestros tiempos, a nuestros actos robóticos, alienados y sin sentido. Señalan lo que apenas percibimos, observamos o detectamos. Quieren enfocarnos hacia la constante capacidad transformadora del entorno.
La paleta cromática juega un papel fundamental en esta construcción del registro, reforzando una identidad cultural y social contextualizada en su cartografía de referencia. Grandes urbes que develan mínimos actos humanos en el tiempo y espacio contemporáneos, una cartografía que quiere transgredir el terreno del arte para aportar nuevos contenidos culturales.

Ser portador, y no solo reproductor cultural es un ingrediente esencial en la construcción de mi trabajo visual, que quiere adentrarse en las prácticas simbólicas surgiendo del amplio arsenal de las creencias, cultos y rituales urbanos. El tránsito del hombre en el tiempo y espacio. Registro fotográfico de sociedades. Bocetos, ensayos de este mundo. ¿Pared o medianera?